Sobre mí

sobremi1

Me llamo Cristina Roldán Jiménez y nací en la preciosa ciudad de Málaga con mucha sed de aprendizaje. Desde siempre me había interesado la salud y saber más sobre el cuerpo humano, así que en 2008 comencé mi andadura en la diplomatura de Fisioterapia en la Universidad de Málaga.

 

Durante la carrera tuve mi primer contacto con la investigación, que despertó mi interés en conocer de dónde surgían los conocimientos y las afirmaciones que después se estudiaban y se trasladaban a la población a través de mi profesión. Por tanto, posteriormente hice un máster de investigación para poder acceder al doctorado. Así que, tras 4 maravillosos años, obtuve mi título de Doctora por la Universidad de Málaga en Abril del 2017.

graduadacarrera   premio   tesis

De manera transversal a los años de formación en investigación, en el ámbito personal hice un cambio hacia un estilo de vida más activo y saludable, experimentando en mí misma los beneficios del ejercicio físico. Todo este proceso de cambio personal ha despertado mi interés por los estilo de vida activos, y cómo desde la Fisioterapia podemos adaptarnos a las capacidades de individuales de cada persona, brindándoles la oportunidad del movimiento de la mano del Ejercicio Terapéutico. Me fascina poder ayudar y hacer mejor la vida de las personas a través del movimiento.

ejercicio2   ejercicio4 ejercicio 6

En el ámbito clínico, siempre he combinado mis estudios de investigación con trabajos en los que el paciente tiene un rol activo, ya sea en residencias con personas mayores como impartiendo clases de Pilates. Actualmente soy investigadora postdoctoral en el Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA), donde realizo programas de ejercicio terapéutico con pacientes que han sufrido cáncer de mama y con otras pacientes aún en proceso oncológico. Mi especial foco de interés es todo lo relacionado con ejercicio terapéutico y cáncer, especialmente el cáncer de mama.

ejercicio 1

 

En resumen, me apasiona mi profesión, disfruto de mi trabajo y me siento muy afortunada por poder levantarme cada mañana sabiendo que seguiré aprendiendo y que podré aportar mi granito de arena en hacer mejor la vida de las personas, ya sea investigando delante de una pantalla o en contacto directo con los pacientes.