Fisioterapeutas

El mejor método para volumen excesivo en linfedema relacionado con el cáncer de mama

¿Cuál es el mejor método para determinar un volumen excesivo en el brazo en mujeres con linfedema relacionado con el cáncer de mama en la práctica clínica?

Un estudio realizado en 30 mujeres con linfedema unilateral comparó 5 métodos: Volumetría tradicional con desplazamiento, volumetría sin desplazamiento, volumetría inversa, volumetría optoelectrónica y volumen calculado a través de medidas de circunferencia.

Aunque los 5 métodos son válidos para este fin, en términos de fiabilidad, bajo índice de error, bajo coste, pocas limitaciones y eficiencia de tiempo, el mejor método es el cálculo de volumen basado en circunferencias. Como limitación, este método no incluye el volumen de la mano, por lo que el terapeuta debería medirlo a parte mediante otro método (volumetría o la técnica de la figura del 8).

Fuente: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30880473

IG: https://www.instagram.com/p/BwxINlaH2rs/

 What is the best method to determine excessive arm volume in patients with breast cancer–related lymphoedema in clinical practice? Reliability, time efficiency and clinical feasibility of five different methods. Clin Rehabil. 2019 Mar 18:269215519835907. doi: 10.1177/0269215519835907

Fisioterapeutas, Fisioterapia Oncológica, Pacientes

El Drenaje Linfático Manual (DLM) y Ejercicios activos (EA) muestran resultados similares en mujeres operadas de cáncer de mama.

Un estudio analizó los efectos a largo plazo del Drenaje Linfático Manual (DLM) y ejercicios activos (EA) en pacientes operadas de cáncer de mama.

Se incliyeron mujeres con mastectomía unilateral y disección de gangliso linfáticos. Se excluyeron aquellas mujeres que: habían sido sometidas a reconstrucción mamaria inmediata; antes de la cirugía tenían una diferencia en la circunferencia extremidad superior mayor a dos centímetros; tenían un déficit motor o infección en la extremidad superior ipsilateral a la cirugía; aquellas que habían recibido radioterapia.

Se les realizó mediciones antes de la operación, a los 2 meses y 30 meses tras la intervención. Un grupo recibió DLM (sesión individual) y el otro EA (grupos 5-20 mujeres, consistente en estiramientos y ejercicios analíticos activos libres de peso), 50 minutos, 2 veces por semana durante 30 días.

Los resultados mostraron que produjeron efectos similares en complicaciones de la herida, rango de movimiento y parámetros de linfoescintigrafía (gammagrafía de los vasos linfáticos) a corto y largo plazo. Además sugiere que el EA puede ser más efectivo que DLM para la prevención del linfedema en mujeres mayores de 39 años, ya que aquellas mayores de 39 tratadas con DLM presentaban mayor riesgo de desarrollar linfedema. En las mujeres menores de 39 años, un índice de masa corporal mayor a 24Kg/m2 era el factor asociado a linfedema.

Los autores discuten que la efectividad del DLM para prevenir el linfedema tras operación por cáncer de mama. De hecho, sólo hay 3 ensayos clínicos aleatorizados hasta el momento, con resultados contradictorios. Con respecto al ejercicio, éste provoca un aumento en la presión arterial y el gasto cardíaco, lo que resulta en un aumento de la filtración capilar, lo que conduce a un aumento de la presión intersticial, facilitando la entrada de líquidos y proteínas en los capilares linfáticos. El impacto positivo del ejercicio en los sistemas muscular y cardiovascular parece favorecer la extracción y circulación de la linfa.

Aplicaciones clínicas: Este estudio demuestra que el DLM es tan seguro y eficaz como el ejercicio en la rehabilitación después de la cirugía de cáncer de mama. En las mujeres más jóvenes (menores de 39 años), la obesidad parece ser el principal factor en el desarrollo del linfedema, y las acciones dedicadas a reducir el peso corporal pueden ser de gran beneficio para las mujeres que se someten a una cirugía para la el cáncer de mama. Por otro lado, este estudio muestra que en mujeres mayores, es fundamente que las intervenciones se centren en mejorar la fuerza muscular para prevenir el linfedema.

Fuente: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29304140

IG: https://www.instagram.com/p/Bv60KpfHsYR/

Fisioterapeutas, Fisioterapia Oncológica

Levantarse de una silla y biomarcadores en cáncer de mama

La transición de levantarse de una silla podría mejorar la resistencia a la insulina en supervivientes de cáncer de mama.

Un estudio piloto analizó las asociaciones entre distintos aspectos del comportamiento sedentario y biomarcadores relacionados con el cáncer de mama en un grupo de superivientes de la enfermedad.

Las variables relacionadas con el comportamiento sedentario fueron estar sentado, la sedestación prolongada y la transición de levantarse (sit-to-stand) mediante acelerómetros. Los biomarcadores relacionados con el riesgo de cáncer de mama evaluados fueron proteína C reactiva, insulina y evaluación del modelo homeostático de resistencia a la insulina (HOMA-IR) a través de muestras de plasma en ayunas.

De las variables estudiadas, el transición sit-to-stand fue la única en la que se encontró asociación con biomarcadores de resistencia a la insulina: cada 10 STS adicionales por día, menor concentración de insulina en ayunas

Estos resultados respaldan el hecho  de que aumentar el número de transiciones diarias de sit-to-stand puede ser un objetivo clave de intervención para reducir la insulina en ayunas y la resistencia a la insulina en las supervivientes de cáncer de mama. Más estudios deben llevarse a cabo para saber si las intervenciones para aumentar el número de transiciones de sentarse y levantarse (sit-to-stand) podrían ser una estrategia para mejorar el pronóstico del cáncer de mama en las mujeres.

 

Fuente: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28682735

IG: https://www.instagram.com/p/BvkRDbpHm8v/

Fisioterapeutas, Fisioterapia Oncológica, Pacientes

Efecto del ejercicio terapéutico en pacientes con cáncer avanzado

Una revisión sistemática estudió los efectos del ejercicio terapéutico en pacientes con cáncer avanzado. La incorporación de ejercicio en estos pacientes produce mejoras en la función física y psicosocial, calidad de vida, fatiga, composición corporal, y calidad del sueño.

Se necesitan más estudios para determinar los efectos del ejercicio en el dolor y supervivencia.

Por tanto, la evidencia científica respalda el ejercicio terapéutico como una terapia complementaria para los pacientes con cáncer avanzado.

 

Fuente: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29738745

IG: https://www.instagram.com/p/BvQ1LEwn8La/

 

Fisioterapeutas, Fisioterapia Oncológica, Pacientes

La actividad física realizada en el tiempo libre reduce el riesgo de varios tipos de cáncer

La actividad física realizada en el tiempo libre, de intensidad moderada o vigorosa, reduce el riesgo de 17 tipos de cáncer.

La actividad física en el tiempo libre se ha asociado con un menor riesgo de enfermedad cardíaca y la mortalidad por todas las causas, pero su asociación con el riesgo de cáncer no se conocía bien.

Este estudio analizó los datos de 1,44 millones de adultos la relación entre el nivel de actividad física realizada en el tiempo libre y el riesgo de 26 tipos de cáncer.

Altos niveles de esta actividad se asoció con un 7% de menor riesgo de todos los cánceres incluidos.

Fuente: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27183032

IG: https://www.instagram.com/p/BvHYAamHW_c/

Fisioterapeutas, Fisioterapia Oncológica

El ejercicio intervalico ‘agudo’ de alta intensidad reduce el crecimiento celular del cáncer de colon

El suero obtenido en pacientes con cáncer de colon justo después de realizar ejercicio interválico de alta intensidad (HIIE, 4×4 minutos a una intensidad del 85-95% FCmax) reduce el número de células tumorales intubadas trascurridas 72 horas. Se observó un aumento significativo de las citoquinas (TNF-α, IL-6 and IL-8). Esto cambios se observaron con el “suero agudo” obtenido justo después del ejercicio, pero no con el suero obtenido 120 minutos posterior al ejercicio, ni tampoco con el “suero crónico” tras completar el programa de ejercicio (12 sesiones en 4 semanas).

Los resultados de este estudio sugieren  que los cambios de citoquinas inducidos por el ejercicio pueden constituir un mecanismo importante que contribuye a los cambios observados en el crecimiento de células de cáncer de colon.

Sin embargo, los resultados de este estudio deben tomarte con precaución, ya que como limitaciones, debe tenerse en cuenta que este estudio sería piloto debido a la cantidad de sujetos (10 por grupo). Por otro lado, la muestra de células tumorales no están “in vivo” en el organismo, sino “in vitro” lo que supone un ambiente distinto. Por último, en el ejercicio interactúan multitud de sistemas más allá de las citoquinas analizadas.

Fuente: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30812059

IG: https://www.instagram.com/p/Bu7AC35lQ9c/

Fisioterapeutas, Fisioterapia Oncológica, Pacientes

El ejercicio físico como agente preventivo en pacientes con cáncer

¿Por qué se recomienda hacer ejercicio en los pacientes con cáncer?

El ejercicio físico en pacientes con cáncer actúa como prevención secundaria de comorbilidades y cánceres secundarios

Previene los trastornos endocrinos severos a largo plazo, las cardiotoxicidades, el aumento de peso y la disfunción metabólica, reduciendo así el riesgo de enfermedades cardiovasculares y el riesgo de cánceres secundarios, mejorando así la supervivencia general.

Fuente: www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30549018

IG: https://www.instagram.com/p/BuyBfhuHGvA/

 

Fisioterapeutas, Fisioterapia Oncológica, Pacientes

Entrenamiento en intervalos de alta intensidad (HIIT) en pacientes con cáncer

Entrenamiento en intervalos de alta intensidad (HIIT) en pacientes con cáncer bajo tratamiento y tras completarlo: una revisión sistemática con metanálisis

El entrenamiento  de alta intensidad (HIIT) parece ser más beneficioso que el cuidado habitual para mejorar la condición física y variables relacionadas con la salud, aunque son cuestionables las ventadas de esta modalidad de entrenamiento frente al de intensidad moderada. Por ejemplo, ambas modalidades presentan ganancia muscular, mientras que el HIIT parece favorecer más la pérdida de grasa, aunque dichas afirmación se basa solamente en 4 estudios.

Por tanto, el entrenamiento HIIT puede ser buena opción para pacientes que disponen de menos tiempo para el ejercicio. Sin embargo, más estudios que se centren en la composición corporal, cuestionarios y biomarcadores.

Fuente: www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30806875

IG: https://www.instagram.com/p/BurpslKHS96/