Fisioterapia Oncológica, Pacientes

Factores de riesgo para desarrollar linfedema relacionado con el cáncer de mama (LRCM).

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) un factor de riesgo es “cualquier rasgo, característica o exposición de un individuo que aumente su probabilidad de sufrir una enfermedad o lesión”. En este caso, los factores de riesgo respaldados ampliamente por la literatura científica para desarrollar linfedema en mujeres que han padecido cáncer de mama son:

RELACIONADOS CON LA TERAPIA

  • Extirpación de los ganglios linfáticos axilares (vacimiento axilar).
  • Irradiación sobre ganglios linfáticos regionales. Recibir radioterapia en la mama y el pecho aumenta el riesgo. Además, este riesgo se ve aumentado si la radiación es supraclavicular (por encima de la clavícula).
  • Quimioterapia con taxanos.

RELACIONADOS CON LA PACIENTE

  • Sedentarismo. Un estilo de vida sedentario aumenta el riesgo de LRCM.
  • Un índice de masa corporal elevado (IMC >25).
  • Infecciones de la piel: Celulitis, entendiéndose como una infección aguda bacteriana de la piel.  
  • Edad avanzada en el momento del diagnóstico.
  • Complicaciones post-cirugía: Infecciones de la herida, seromas, hematomas.
  • Hipertensión arterial.

Otros factores como el estado civil, el nivel educativo, la situación laboral o el tabaquismo cada vez están recibiendo más atención en la literatura científica.

Tanto los factores de riesgo como la patogénesis (origen) del LRCM están aún por detallarse, y es necesario que se confirme en un futuro con más estudios.

IG: https://www.instagram.com/p/Byc-xluo1BM/

Bibliografia:

  1. Tandra P, Kallam A, Krishnamurthy J. Identification and Management of Lymphedema in Patients With Breast Cancer. J Oncol Pract. 2019 May;15(5):255–62.
  2. Zhu Y-Q, Xie Y-H, Liu F-H, Guo Q, Shen P-P, Tian Y. Systemic analysis on risk factors for breast cancer related lymphedema. Asian Pac J Cancer Prev APJCP. 2014;15(16):6535–41.
  3. Hayes SC, Janda M, Cornish B, Battistutta D, Newman B. Lymphedema after breast cancer: incidence, risk factors, and effect on upper body function. J Clin Oncol Off J Am Soc Clin Oncol. 2008 Jul 20;26(21):3536–42.
Fisioterapeutas

Fisioterapeutas en la Atención Primaria: El motor del cambio

El pasado 17 de Mayo tuve el honor de asistir como ponente a las XVIII Jornadas de Atención Primaria en Fisioterapia de Valladolid. Mi ponencia, titulada “Fisioterapia basada en Valor. La fisioterapia más allá de la prestación de servicios en AP«, que iba dirigida a compartir el concepto de “Fisioterapia basada en valor” como una propuesta para implantar un índice que permita valorar la costo-effectividad de los servicios de fisioterapia. Este término o concepto se integra dentro del proyecto FISIO-Q, dirigido por el Prof. Antonio Cuesta Vargas de la Universidad de Málaga.

Fueron unas jornadas repletas de aprendizaje y contraste de información, así que comparto mi reflexión de las mismas en las siguientes líneas.

De las ponencias presenciadas, concluyo que los fisioterapeutas somos una pieza CLAVE e INDISPENSABLE para dar respuesta al principal problema que presenta el Sistema Sanitario: LA CRONICIDAD. Y este hecho lo respaldan la EVIDENCIA CIENTÍFICA sobre la efectividad clínica y la costo-efectividad de nuestro trabajo, a las que se suma el ejemplo de otros países, como Reino Unido, donde el Fisioterapeuta está integrado en el equipo sanitario de Atención Primaria.

Lo único que nos frena es la IMPLANTACIÓN, ya que a pesar de ser costo-efectivos, se sigue invirtiendo la mayor parte de ese 80% del gasto de sanitario en servicios de salud que pesan menos en el estado de salud del paciente crónico. Sin embargo, este freno no perdurará para siempre, ya que la situación es INSOSTENIBLE y cada vez será mayor. El “nuevo” paradigma no es nuevo, es una REALIDAD.

Este freno externo sólo es parcial, y mientras nos frenan, los fisioterapeutas necesitamos tener UN ROL ACTIVO para abrirnos paso en la Atención Primaria. En esta respuesta, podemos copiar otros modelos empezando desde abajo, imitando a otros fisioterapeutas de Reino Unido: REGISTRAR los efectos de nuestros tratamientos, incluso de aquellos que nos vienen “impuestos” para demostrar la falta de eficacia. Debemos ser EXPERTOS en medir, para cuando tengamos la oportunidad de ser ESCUCHADOS, que nuestras palabras vayan de la mano de NÚMEROS.

Una de las mayores aportaciones que me llevo, como fisioterapeuta con un perfil más investigador, es la COMUNICACIÓN entre fisioterapeutas en el ámbito laboral. Creo que no somos del todo conscientes que la masa crítica en conjunto no suma, sino que MULTIPLICA.

En conclusión, se puede mirar hacia otro lado, pero no por mucho tiempo más. Me vine con sensación de unión, de fuerzas, de ganas, de ir en la misma dirección. No esperemos el cambio, el cambio está sucediendo y está en nosotros. Somos el cambio.

Fisioterapeutas

El mejor método para volumen excesivo en linfedema relacionado con el cáncer de mama

¿Cuál es el mejor método para determinar un volumen excesivo en el brazo en mujeres con linfedema relacionado con el cáncer de mama en la práctica clínica?

Un estudio realizado en 30 mujeres con linfedema unilateral comparó 5 métodos: Volumetría tradicional con desplazamiento, volumetría sin desplazamiento, volumetría inversa, volumetría optoelectrónica y volumen calculado a través de medidas de circunferencia.

Aunque los 5 métodos son válidos para este fin, en términos de fiabilidad, bajo índice de error, bajo coste, pocas limitaciones y eficiencia de tiempo, el mejor método es el cálculo de volumen basado en circunferencias. Como limitación, este método no incluye el volumen de la mano, por lo que el terapeuta debería medirlo a parte mediante otro método (volumetría o la técnica de la figura del 8).

Fuente: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30880473

IG: https://www.instagram.com/p/BwxINlaH2rs/

 What is the best method to determine excessive arm volume in patients with breast cancer–related lymphoedema in clinical practice? Reliability, time efficiency and clinical feasibility of five different methods. Clin Rehabil. 2019 Mar 18:269215519835907. doi: 10.1177/0269215519835907

Hábitos de Vida Saludable, Pacientes

Influencia de nuestros hábitos en la salud

Se estima que hábitos de vida no saludables como una dieta inadecuada, falta de actividad física, falta de sueño, consumo de alcohol y tabaquismo influyen en un 30% en nuestro estado de salud general. Sin embargo, la atención que recibas por un profesional sanitario influye en un 20%.

De hecho, cada vez es más conocidos por los profesionales sanitarios y por la población general que las enfermedades crónicas causadas por hábitos de vida no saludables son las principales causas de mortalidad en la población actual.

En esta línea, se conoce que las enfermedades cardíacas, los infartos, el cáncer, las enfermedades respiratorias y la diabetes, son las principales
ausas de mortalidad, siendo responsables de un 63% de las muertes mundiales.

Los profesionales sanitarios tenemos el deber de informar a los pacientes de este hecho y trasmitirles la importancia de un estilo de vida saludable como una pieza clave para su estado de salud.

Fuente: www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26526164

County Health Rankings: Relationships Between Determinant Factors and Health Outcomes.Am J Prev Med. 2016 Feb;50(2):129-35. doi: 10.1016/j.amepre.2015.08.024.

OMS: www.who.int/topics/chronic_diseases/es/

Fisioterapeutas, Fisioterapia Oncológica, Pacientes

El Drenaje Linfático Manual (DLM) y Ejercicios activos (EA) muestran resultados similares en mujeres operadas de cáncer de mama.

Un estudio analizó los efectos a largo plazo del Drenaje Linfático Manual (DLM) y ejercicios activos (EA) en pacientes operadas de cáncer de mama.

Se incluyeron mujeres con mastectomía unilateral y disección de ganglios linfáticos. Se excluyeron aquellas mujeres que: habían sido sometidas a reconstrucción mamaria inmediata; antes de la cirugía tenían una diferencia en la circunferencia extremidad superior mayor a dos centímetros; tenían un déficit motor o infección en la extremidad superior ipsilateral a la cirugía; aquellas que habían recibido radioterapia.

Se les realizó mediciones antes de la operación, a los 2 meses y 30 meses tras la intervención. Un grupo recibió DLM (sesión individual) y el otro EA (grupos 5-20 mujeres, consistente en estiramientos y ejercicios analíticos activos libres de peso), 50 minutos, 2 veces por semana durante 30 días.

Los resultados mostraron que produjeron efectos similares en complicaciones de la herida, rango de movimiento y parámetros de linfoescintigrafía (gammagrafía de los vasos linfáticos) a corto y largo plazo. Además sugiere que el EA puede ser más efectivo que DLM para la prevención del linfedema en mujeres mayores de 39 años, ya que aquellas mayores de 39 tratadas con DLM presentaban mayor riesgo de desarrollar linfedema. En las mujeres menores de 39 años, un índice de masa corporal mayor a 24Kg/m2 era el factor asociado a linfedema.

Los autores discuten que la efectividad del DLM para prevenir el linfedema tras operación por cáncer de mama. De hecho, sólo hay 3 ensayos clínicos aleatorizados hasta el momento, con resultados contradictorios. Con respecto al ejercicio, éste provoca un aumento en la presión arterial y el gasto cardíaco, lo que resulta en un aumento de la filtración capilar, lo que conduce a un aumento de la presión intersticial, facilitando la entrada de líquidos y proteínas en los capilares linfáticos. El impacto positivo del ejercicio en los sistemas muscular y cardiovascular parece favorecer la extracción y circulación de la linfa.

Aplicaciones clínicas: Este estudio demuestra que el DLM es tan seguro y eficaz como el ejercicio en la rehabilitación después de la cirugía de cáncer de mama. En las mujeres más jóvenes (menores de 39 años), la obesidad parece ser el principal factor en el desarrollo del linfedema, y las acciones dedicadas a reducir el peso corporal pueden ser de gran beneficio para las mujeres que se someten a una cirugía para la el cáncer de mama. Por otro lado, este estudio muestra que en mujeres mayores, es fundamente que las intervenciones se centren en mejorar la fuerza muscular para prevenir el linfedema.

Fuente: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29304140

IG: https://www.instagram.com/p/Bv60KpfHsYR/